Los días 24,25, 26 y 27 de octubre de 2016; Ana González, Ana Albaladejo, Beatriz y yo, Paloma, fuimos a conocer el Istituto Compresivo Margherita Ligure, en el norte de Italia. Gracias al Proyecto Erasmus Plus de la Unión Europea.

La experiencia fue maravillosa. Pudimos conocer cómo es la enseñanza italiana, sus colegios, sus aulas, los problemas que tienen y las soluciones que dan.

Nos abrieron las puertas del colegio, nos enseñaron sus distintas dependencias: aulas, biblioteca, ludoteca, comedor, taller,…

Nos llamaron la atención muchas cosas del colegio: la antigua escalera, los babis negros de los niños, los babis blancos de las niñas, las aulas de infantil donde los niños de tres, cuatro y cinco años estaban mezclados, las pizarras negras muy pequeñas, el que no tuvieran pizarras digitales, el comedor acristalado y con un árbol en el centro, sus cuadernos, sus libros.

Observamos la relación que este pueblo tenía con el mar, antiguamente la gente de allí vivía de la pesca o recolección del coral, ahora su principal actividad económica es el turismo.

 Visitamos sitios muy bonitos como El Castello, Villa Durazzo, las playas, Portofino, El Museo del Mar y El Acuario de Génova.

Como profesoras pudimos intercambiar experiencias y opiniones con profesores de otros países. Los maestros y maestras italianos nos hicieron sentir como si estuviéramos aquí en el cole. Nos encantó su comida, ¿ A quién no ?, helados, pizza, pasta, tiramisú.

Pero la experiencia más bonita, la  que nos hizo sentirnos mejor fue estar en sus aulas. Ver la mirada curiosa de los niños, la timidez de algunos, el desparpajo de otros, poder hacerles y contestar preguntas, resolver sus dudas. Ver en sus caras el reflejo de nuestros alumnos y reconocer en ellos el lenguaje universal de la infancia. En definitiva volver a descubrir lo que verdaderamente nos gusta: SER MAESTRAS.

Gracias.